viernes, 13 de octubre de 2017

RESTAURANDO UNA VIEJA MESILLA

Hoy después de más de un año ausente he decidido retomar las publicaciones del blog, han sido muchas cosas las sucedidas en este tiempo que por un motivo u otro me han mantenido alejada, pero ya estoy de vuelta.
En este tiempo hice algunos trabajos que iré publicando poco a poco... voy a empezar por esta mesilla que me dieron hace tiempo, la iban a tirar a la basura y al final terminó en mi casa.








Hace tiempo hice una prueba de pintura en uno de los cajones y por ese motivo se ven diferentes en la foto.





 




Comencé por reparar algunos daños que tenía, clavé la parte de atrás que se encontraba acombada y desclavada por algunas zonas.







Lo mismo tuve que hacer con los fondos de los cajones que estaban en la misma situación.












Y después de clavar y tapar imperfecciones con masilla toca lijar todo muy bien y en este caso tuvo que ser a conciencia, la mesilla tenia muchas capas de barniz.








Tenía tantas capas de barniz que casi deslumbraba del brillo que tenía.










Este tipo de muebles solo lo barnizaban por los lados y las partes que estaban a la vista.
 El interior de los cajones, la parte de abajo, la de detrás y el interior se encontraban sin pintar.





Yo decidí pintar tanto por dentro como por fuera, me parece que le da un mejor acabado al mueble.
Lleva dos capas de pintura mate en blanco lino. 










El segundo color con el que pinté la mesilla es un tono azul que conseguí mezclando tintes.











Una vez estuvo seca la pintura lijé todos los bordes, las patas y la moldura de la mesilla, este paso se me olvidó fotografiarlo pero en las fotos finales veréis el efecto que se consigue al lijar suavemente la capa azul de la pintura en ciertas partes de la mesilla.
Abajo está Boris uno de mis ayudantes.






Los cajones llevan un estarcido, en principio los dos iban a ser del mismo color y a última hora se me ocurrió cambiar uno de ellos y pintarlo de blanco lino.




En la parte de arriba también hice unos estarcidos en blanco lino.








Así ha quedado el cajón de la mesilla por dentro, a diferencia de antes que no esta pintado, yo creo que así le da un mejor acabado a la mesilla.








Como ya dije antes a última hora cambié el color de uno de los cajones, los estarcidos van combinados en ambos colores, creo que fue muy buena idea lo de hacer un cajón de cada color, me gusta el resultado final.







Aquí se puede ver el efecto que se ha conseguido al lijar las patas y la moldura de la mesilla, se ha conseguido sacar el color blanco lino que dimos en las primeras capas de pintura.








Como broche final le puse unos agarraderos redondos de color bronce envejecido, creo que es el toque perfecto para terminar este trabajo.






La pintura que he usado para este trabajo es acrílica mate y satinada, siempre uso este tipo de pintura porque es al agua, muy resistentes y quedan muy bien en la madera.
Como podéis ver el trabajo en sí es muy sencillo y el resultado muy satisfactorio... con estos ayudantes que he tenido ha sido como coser y cantar, este es Cholo que posa encantado para mostrar el resultado final.
Yo contenta de volver a publicar.
Un saludo ^___^

8 comentarios:

  1. Menudo trabajo que has hecho!!!!! Formidable!!!!!
    Me encanta, te ha quedado espectacular y con esos colores tan de moda.
    Bsssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ángela, me alegra que te guste.
      Besos ^___^

      Eliminar
  2. Ana, me alegro que hayas retomado las publicaciones en el blog. La mesilla te ha quedado preciosa. Besos

    ResponderEliminar
  3. Todos tus trabajos te quedan estupendamente. Este no iba a ser menos. Te ha quedado precioso. E
    nhorabuena!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marisa, me alegra que te guste.
      Un abrazo ^___^

      Eliminar

RESTAURANDO UNA VIEJA MESILLA

Hoy después de más de un año ausente he decidido retomar las publicaciones del blog, han sido muchas cosas las sucedidas en este tiempo que ...