martes, 10 de noviembre de 2015

UNAS VIEJAS MESILLAS RESTAURADAS AL ESTILO VINTAGE.


RESTAURANDO UNAS MESILLAS





Tarea entretenida la de este trabajo.






Son muchos los años que tienen estas mesillas... se ven muy deterioradas, hay que enmasillar y pegar las láminas de madera para mejorar su aspecto. 








La mayor parte de los esquinazos están levantados y rotos.




Este otro lado está desencajado de su sitio.






Los cajones están bastante bien conservados, pero necesitan ser lijados, limpiados y pintados.




La zona superior ha sido limpiada y pegada con un pegamento fuerte de contacto...sujetando y haciendo presión una tabla y unos gatos para conseguir que quede lo mas liso posible.





La puerta también estaba despegada y acombada.





Hacemos la misma operación, pegamento de contacto, tabla de sujeción y gatos presionando para conseguir enderezar lo mas posible la puerta.




Se rellenan de masilla las grietas y los agujeros que pueda tener.





Cuando tenemos todo pegado y rellenado de masilla pasamos al siguiente paso.




Se lija todo bien por dentro y por fuera, sobretodo por dentro... tenía muchas asperezas, estaba sin tratar y sin pintar el interior.



La parte de abajo estaba en las mismas condiciones sin pintar y sin tratar la madera.



Las pinturas utilizadas son acrílicas al agua, hice dos colores distintos... uno mas oscuro para las dos primeras manos y otro claro en blanco roto para las manos posteriores.






Es conveniente respetar los tiempos de secado entre capa y capa de pintura... pintar tanto por dentro, como por fuera.




Una vez seca la pintura se procede a lijar todos los bordes y cantos de la mesilla.



                                 
 Con ello se consigue sacar el color mas oscuro que tienen las primeras capas de pintura...así se da un efecto envejecido a la mesilla.





He decorado partes de la mesilla con un estarcido del color mas oscuro.





Vemos el antes y el después en las siguientes fotos.





Por dentro antes de la restauración.





Por dentro ya restaurada... lleva la parte de abajo forrada con papel lavable.  


                             


                                  

                           Antes...




Y después 





El cajón necesitaba una trasformación. 




Pinté todo de blanco con un estarcido en la parte delantera... la base interior también forrada con papel de topitos.





El interior de la puerta también lleva unos estarcidos.





                 Los laterales antes y después.




                                     


El listón labrado que tienen las mesillas está sujeto por detrás con unas tablas clavadas.






Las tablas las he sustituido por unas pletinas de chapa, las he atornillado para sujetar el listón y asegurar mejor su sujeción.






Los agarraderos los he puesto de color bronce.





                                       
Han quedado totalmente trasformadas.





Me ha gustado mucho el resultado final de este trabajo, unas mesillas  vintage que lucirán en el dormitorio con mucho estilo.














viernes, 9 de octubre de 2015

JABÓN DE CALABAZA PASO A PASO


JABÓN DE CALABAZA PASO A PASO

Ingredientes
Aceite de oliva.....529 gr
Aceite de coco.......150 gr
Aceite de palma rojo....53 gr
Cera de abeja ..........11gr
Jugo de calabaza congelada....228 gr
Sosa............97 gr
Aceites esenciales de canela y mandarina.




Preparamos el molde.



Una lámina texturizada y un bote de pringles.




El aceite de palma rojo y el de oliva, se aprecia perfectamente cual es cada uno.




El aceite de coco.



Se derrite el aceite de coco.




Se pone el jugo de calabaza congelada en un recipiente, vamos incorporando la sosa de poco a poco y removemos con cuchara de palo hasta que esté completamente disuelta.



Cera blanca de abeja



Se deshace la cera en el aceite de oliva, se puede hacer en el micro un minuto más o menos.




Ya lo tenemos disuelto, queda integrada por completo en el aceite.






Ponemos el aceite de oliva con la cera en el tarro donde vamos hacer el jabón, es el momento de incorporar el jugo de calabaza con la sosa ya disuelta ( lo que llamamos lejía) lo mezclamos de poco a poco y removemos con una cuchara de madera, le ponemos el aceite de coco.





Metemos la batidora hasta conseguir una traza ligera.



Es el momento de poner el aceite de palma...  mezclamos de nuevo con la batidora.





Los aceites esenciales siempre los pongo a ojo, los mezclo con la cuchara de madera.





Lo ponemos en el molde y a esperar.




Esto también forma parte de hacer jabón, el tarreo que se forma y  que luego hay que limpiar.




Jabón listo, que huele rico, rico.



Preparado para cortar en pastillas.



No lleva ningún tipo de colorante, los aceites y el jugo de calabaza le han dado este bonito color al jabón.



El betacaroteno de la calabaza aumenta las defensas de la piel frente a las agresiones externas, en especial al daño producido por las exposiciones solares, el cuerpo puede obtener vitamina A a partir del betacaroteno.




A todo esto se le suman las propiedades de los aceites de oliva, coco y palma rojo.
Estoy deseando probar este jabón en la ducha. ^___^